martes, 9 de diciembre de 2008

GOMINA

El trecho del dicho cada vez era más estrecho y su trayecto menos derecho. El chivo expiatorio la bebida, el cerebro la vida, y el culpable él y su codicia. Ahora reptaba arrastrando toda la porquería que nadie quería, los ojos piadosos que no lo conocían lo compadecían, los que lo conocían no lo reconocían.

Antes todo era brillo, su pelo repeinado con gomina, su reloj de oro de marca suiza, su móvil de alta tecnología, todo a juego con el platino de su sonrisa, en el que el dependiente experto veían el logotipo de Visa. Sonriendo fue adquiriendo todo lo bueno de la vida, coches, casas y buena comida, entre sonrisa y sonrisa se casó con otra Visa para que le gastara lo que a él le sobraba, como correspondía fue la primera en marchar cuando dejó de sobrar, con ironía alegó que ya no le quería. Dejó de sobrar porque la bola de mercurio en que se convirtió rodaba descontrolada engullendo todo lo que se encontraba, aumentado de tamaño la mitad de lo que aumentaba el daño que infería. Tanto tragó que un día se atragantó y mientras se ahogaba otros como él se peleaban por los pedazos, el resto, encogía los brazos sin entender nada.

Por las calles deambuló, abatido, cabizbajo y acompañado de la mano por un amigo peleón con zapatos de cartón que tan cuadriculado como cabezón no callaba y siempre le pintaba consejos de madrugada para que el rocío los borrara. Con sus palabras aún sonando se acostaba mientras trataba de convertir sus contradicciones en "nana" para no pensar que mañana sería igual que hoy por la mañana. Un día mientras su amigo dormía se levantó sin legañas y descubrió tras la ventana de su barba un mundo sencillo que los hombres complicaban, vio gente sin nada a los que les rebosaba el alma, vio gente forrada vendiendo sentimientos para comprar deseos que nunca se completaban, vio gente que deseaba lo que no necesitaba y gente necesitada a la que nadie deseaba.

Vio que estaba igual de sólo que en los últimos años, salvo por su amigo Simón, lo despertó y desaparecieron de la mano calle abajo.

CUENTA CUENTOS

Contando cuentas perdió la cuenta de lo que cuenta, ahora cuenta cuentos sin darse cuenta que algún día deberá de ajustar cuentas.

lunes, 1 de diciembre de 2008

viernes, 14 de noviembre de 2008

HACHA MELLADA

Una estrella fugaz rasgó el firmamento en dos y una luz hermosa se liberó, primero fluyó densa y lentamente como la lava blanca de un volcán de nata. Serpenteando se deslizó perezosa, remoloneando en cada recoveco, lo contemplé fascinado mientras los segundos se llenaban de minutos hasta rebosar.

Súbitamente todo se precipitó, la luz me golpeó con fuerza, era blanca, intensa y pura, tras ella mil mariposas traspasaron la brecha y me envolvieron llenando el aire de colores, llenando mis entrañas de sabores y llenando mi alma de sensaciones. Ella se hizo forma, las mariposas sombra y la luz alfombra por la que avanzó sin caminar, como las olas por el mar.

Sus labios se movieron y pusieron música a las palabras que salían de su mirada, no dije nada, dejé que leyera las historias apiladas en las arrugas de mi cara, que le contaron como había bailado con ángeles negros y con demonios alados, que había traficado con dulces de relleno amargo y comprado cientos de marcos pero ni un sólo cuadro, incluso lo de aquel barco que construí para navegar en un charco.

Nos abrazamos en braille acariciando los anillos que el árbol de la vida nos había ido cargando desde que aquel hacha mellado nos había separado.

Después de un millón de años todo había cambiado, excepto la increíble sensación de tenerte a mi lado.

martes, 14 de octubre de 2008

TAN

Tan bella por fuera como por dentro,
tan fuerte el gozo como el tormento,
tan grande el júbilo como el lamento,
tan dura la espera como el momento.

Para vivir hay que haber nacido primero y haber muerto ciento.

sábado, 27 de septiembre de 2008

BARRO

La bañera rebosaba, humeante la invitó a desnudarse y le tendió la mano para ayudarla a librar el borde, la espuma fue haciendo molde de su silueta mientras se recostaba, hasta acoplar perfecta a su alrededor. Cerró los ojos, soltó un suspiro profundo del que salieron el humo del tráfico, las voces de su jefe y la melodía favorita de su móvil que cada vez odiaba más. Las burbujas aprovecharon su momento y comenzaron a correr, a bailar y a saltar como si fuera la hora del recreo, rozaron y besaron su piel desnuda mientras los pies, recién apeados de los diez centímetros de tortura a los que puntualmente se subían todas las mañanas gimieron de placer, y mandaron un cosquilleo piernas arriba que le recorrió el cuerpo simulando el eco distante de un orgasmo. En ese momento las plantas de sus pies se acordaron de cuando corrían descalzas por la hierba húmeda del parque, sumergida en su mar de sensaciones pudo oler la hierba y oliendo a hierba se acordó también de "la queda", de "la cuerda", del "cascayu" y del barro, del barro en los zapatos, en las manos, en la falda y en los gritos de su madre al llegar a casa ¿Tu has visto cómo vienes? ¿Qué te crees que soy tu criada? las preguntas apenas han cambiado pero las respuestas siguen siendo las mismas. Con una mueca recordó lo que le costaba a su madre meterla en la bañera, y como sacarla le costaba aún más ¡Sal ya que te vas a arrugar entera! le gritaba desde la cocina.

Ahora ya nadie le gritaba. Se miró las manos y vio que estaban arrugadas por ambos lados

lunes, 22 de septiembre de 2008

CHICAS DE CLUB

Abrazos de ojos abiertos con besos dados al viento, diminutivos con eco, escudos en el pecho, apellidos con guión como la conversación.
Blancos los dientes blancos como los blancos a los que lanzan los dardos adornados de plumas y puntas envueltas en gomaespuma.
Sorbos de café engrasan sus armas entre tirada y tirada.
Cegadas de vigas contrarrestan el peso amontonando hebras de paja de sus amigas.

Chicas de club que en vez de cobrar de cada vez cobran a fin de mes.

jueves, 21 de agosto de 2008

CONCURSO DE RELATOS CORTOS

El III Concurso de relatos de viajes 2008 ha seleccionado 31 relatos para publicarlos, han fallado un ganador y dos finalistas. Desde aquí quiero comunicaros que una de las historias de este blog ha sido seleccionada. De entre 162 historias enviadas "Mundo Mágico" ha sido elegida para publicarse en este libro que saldrá a la venta en septiembre de 2008. Si queréis leer más este es el enlace www.vagamundos.net/2008/pagina.php?n=fallo-iii-concurso-de-relatos-cortos-de-viaje-2008

Quiero haceros participes de este pequeño éxito y aprovecho para agraderceros a todos/as vuestra fidelidad.

miércoles, 23 de julio de 2008

DESIERTO

Cantos rodados sus huesos, de humo sus besos, los abrazos de lejos y sonrisas en los espejos.
Realidad distorsionada en la que no falta de nada, vida perfecta siguiendo la recta que dibuja la aguja en la que enhebran sus razones con el tino supino que imponen sus cojones.
En la cuneta corazones, en su alma ratones, en su mirada acordes de canciones sin letra que suenan perfectas en su mente desierta.

lunes, 14 de julio de 2008

CHARCO

Resbalaron por la estancia, se perseguían y se escapaban, se abrazaban y se escurrían, la milonga terminó cuando se clavaron las uñas y sus caderas comenzaron a chocar al compás de sus jadeos a la vez que respiraban una y otra vez el mismo aire condensado. El tiempo desapareció, sólo el segundero marcaba el paso con cada contracción, con cada golpe, con cada gota, con cada empujón... la violenta espiral sólo cesó cuando, tras mirarse fijamente, inclinaron la cabeza hacia atrás mientras sus ojos entreabiertos se buscaban respectivamente la espalda, sus cuerpos temblorosos fueron quedando poco a poco inertes hasta desaparecer en el charco de sudor que se había formado en el suelo.

jueves, 19 de junio de 2008

QUINCEAÑERA POR DOS

Quería ser quinceañera, quería sentir la espera sufrir el encuentro y suspirar por dentro cuando se fuera. Se compró unas alas de papel y unos tacones al revés, se pintó como sin saber y salió de casa por primera vez. Quiso que la situación la superara, quiso que sus manos le sudaran, quiso que su pecho le hablara mientras a ella no le salían las palabras.

Sonrió y se acarició el pelo, habló en broma para que no la tomaran en serio y con los ojos abiertos se concentró en proyectar un rayo con su mirada que se convirtiera en encanto de hada, para que llevado por la brisa de la madrugada le embriagara más que el fermento que tomaban, y así imaginó que en determinado momento y sin mediar asedio él cayera muerto y le diera el premio, la cogiera por los brazos y le apretara los labios, esos labios que le hablaban pero con otras palabras y que en ese preciso momento le dijeron lo siento ojalá me quedara.

Encantada de sentirse fascinada calló su velada, al llegar a casa saludó como si nada y fingió estar cansada para dirigirse directa a su cama y abrazar a su almohada para contarle toda la historia como si la avergonzara. Esa noche soñó con hombres azules y príncipes perfectos que la rescataban de sus 30 metros cuadrados de apartamento, que bonito es tener 30 años y fingir que crees en cuentos.

viernes, 13 de junio de 2008

martes, 3 de junio de 2008

"SURF TRIP"


Vela, quads, tenis de mesa, ski... mariconadas, a ver si pruebas el surf de una vez le decía yo aquella noche en la que las rubias que compartíamos nos hacían bacilarnos más de lo habitual. A Nacho lo quiero un montón, por lo que como es normal le doy toda la caña que puedo, y claro está no espero menos de él "...cuando hay olas no estáis en el agua, sólo os veo los días sin mar sentados esperando, lo que más os gusta es pasear la tabla por el muro..." me replicaba. De esas muestras de aprecio masculinas consistentes en decirnos de todo salió una promesa a la que un brindis le puso lugar y fecha: Francia en Mayo.

Varios meses después nos encontrábamos en camino, al viaje se nos unió Pablo, añadiendo buceo, baloncesto, remo y halterofília a los deportes anteriormente mencionados.... me daba igual ya los tenía donde quería, ahora mandaba yo.

Habíamos contratado unas clases por Internet y Beniat nos esperaba puntual. Nos recibió una bolacha de viento que barrió a toda la gente de la playa dejándola para nosotros solos "¿Qué, no os rajaréis ahora?" sus ojos contestaron pidiendo el traje. Con más afán que habilidad me eché unas risas al ver a Nacho en pelota cagándose en el que había inventado el neopreno (pobre Jack, que culpa tendrá) y a Pablo que se lo había puesto con la cremallera hacia delante, bien empezábamos anda, vaya dos.

Guiados por el experto y por fin correctamente enfundados en los trajes nos dirigimos a la orilla. Tras unas explicaciones teóricas se adentraron en el mar. Uno tras otro fueron cogiendo sus primeras olas, del pico a la arena y de la arena al pico. Yo sabía que el take off no iba a ser su fuerte, pero comprobé entre asombrado y fascinado como poco a poco iban cogiendo confianza y comenzaban a intentar giros, y es que en ganas y alegría podían competir con el mejor del mundo. Alguien más sabio que yo ya dijo una vez que el mejor surfista es el que mejor se lo pasa, y ese día nos encontrábamos los tres entre la élite mundial.

Finalmente encallados en la orilla sus caras reflejaron la misma felicidad que sentía yo por dentro, mientras se mezclaban los recuerdos de mis primeras olas con la sesión tan alucinate que acababa de presenciar, no pude más que felicitarles mientras los ayudaba a subir a las sillas de ruedas que impasibles habían contemplado el baño junto a mí.

jueves, 29 de mayo de 2008

RODANDO

Las ruedas siguen girando, las lágrimas siguen rodando, con tu sombra de la mano ves las estrellas caer borrosas sobre el asfalto.

Demasiadas puertas, demasiadas cuestas, cuesta subir, cuesta bajar, cuesta abrir, cuesta cerrar, cuesta recibir, cuesta olvidar.

Las piezas no encajan y no hay esquinas por las que empezar, la luz es la respuesta que te dan las farolas pasándose la bola.

Ramas quebradas, hojas melladas, espinas afiladas forman el camino que salpica con rosas el destino.

domingo, 11 de mayo de 2008

ESMERALDA

Por la ventana entreabierta de mi alma se me coló tu mirada, ya no pude cerrarla, no pude dejar de contemplarla.

Dorado es el marco que ondula con la brisa, por el que se cuela la luz de tu sonrisa, dos esmeraldas tintinean en el escaparate ¿Cómo puedo ser tan necio de querer saber el precio?

Quiero pasar, quiero comprar, quiero ser comisura, quiero subir a la montaña rusa de las curvas de tu figura. Quiero tener el mundo entre mis brazos y recorrer el mapa con mis manos.

Un parapente boca arriba, aguardiente en la barriga, tus zapatos por mis venas con un millón de abejas, pinchazos cuando te acercas, pinchazos cuando te alejas.

VUELTAS

Sonrisas marcando el tiempo, clavos tomando aliento, guijarros para los zapatos y botas para los charcos.

Manos planchando arrugas, pieles cantando canciones, labios soplando ilusiones, silencios plantando canas.

El viento añade anillos, las nubes sonidos, la luna finge morir, la tierra finge vivir, la suma resta y la cuesta cuesta.

Vueltas con las vueltas, vueltas a gatas, vueltas yendo, vueltas a tientas, vueltas viniendo, vueltas que no paran ni cuando te bajas, todas distintas, todas dobladas.

sábado, 10 de mayo de 2008

LO SIENTO

Quiero contarte cuentos con la yema de mis dedos, quiero soplarte canciones en la nuca y enredarme en tus cabellos, quiero perderme por tu cuerpo y encontrarme dentro, quiero apretarte promesas y que tus caderas asientan, quiero sentir el vacío y suspirarte "siempres" y "nuncas" al oído.
Quiero sentir que te siento y sólo siento que no te tengo.

miércoles, 7 de mayo de 2008

CORRECTO

La verdad popular empuña el hacha para hacer leña y calentar su soledad con el árbol caído. Manos libres de pecado alzan el mazo a boca abierta para debatir tras la puerta. El corrillo se exculpa pasando la culpa. Togas caseras dictan sentencia ajena con su verdad de la buena. En la sala sonrisas a la cara aumentan su cara, con la que fabrican vidas perfectas por fuera para rodar por la ladera, la correcta, única y verdadera.
Me declaro culpable de parar a un lado para verlos pasar, me recuerdan al ciclismo de competición...tanto sudar para no ver el paisaje.

jueves, 17 de abril de 2008

NÉCTAR

La lluvia se transformó en lágrima, la sal de la vida curó la herida y de ella brotó una gota de néctar,
pura y perfecta,
transparente de cerca,
azul en esencia,
llena de colores tiñe mi corazón cuando la luz de mi ilusión ilumina su interior,
sin ángulos ni esquinas,
sin huesos ni espinas,
rueda por la piel desnuda que cubre mi pecho impulsada por el aire caliente de mi aspiración,
una flor en el desierto,
un perfume en la ciudad,
un roce en mi soledad,
sueño que estoy despierto,
incredulidad en un choque perfecto
¿será verdad? o son mis sentidos que me quieren engañar.

lunes, 7 de abril de 2008

BARBECHO


Cansado de ver pasar el tiempo con ojos de muerto, cansado de un mundo plano, de horizontes lejanos, de pueblos repetidos, de paredes de barro que se caen a cachos, de campos yermos en barbecho y de viajar por el lecho de un río seco.

Estaba harto de sentirse un ermitaño en una cueva decorada hace un millón de años, decidió tirarse a tumba abierta y dejar atrás la meseta, atravesó el "negrón" que le tiñó sin color el corazón, cuando lo cruzó hace años en la otra dirección.

Quería sentir la lluvia, oler el mar, quería subir y bajar, y dejó el mando del ascensor en manos del amor. Cedió la responsabilidad a la N.A.S.A en la cuenta atrás y subió a la nave en un viaje que él no podía gobernar, sólo podía hilar las palabras perdidas en su mente y desear la suerte de poderla encontrar, para que por una vez el final feliz acabara en nosotros y no en ver, como siempre, que las perdices se las comen otros.

domingo, 6 de abril de 2008

PATAPALO

Le apremió la sinceridad, algo querría remediar.

Tanto que decir, tan poco que escuchar. Mucho mejor callar, déjalo estar, que más guapo estás cuando no estás. Condenas tus palabras con lo que labras, no envuelvas con cuetos tus lamentos.

La conciencia es la madre de la ciencia.

Se acostó con la almohada rellena de reproches y se deseó la peor de las noches, con la esperanza de no dormir nada para no tener que despertar con el mismo gilipollas por la mañana.

Escuchó a las piedras para reconocerlas.

viernes, 4 de abril de 2008

MERECER

Quien merece lo mejor no me merece,quien no lo merece no me apetece.

LLUVIA ARTIFICIAL

Una navaja sentó sus nombres juntos en un banco hace muchos años, fueron otros nombres los que los separaron. Se habían visto más veces pero sin el vaso tan colmado, el gota a gota fue haciendo su trabajo hasta que los pilló confiados. No lo sabían o no lo querían saber, pero llevaban tiempo atrapados por un candado del que olvidaron la combinación, y mientras, les iban menguando poco a poco las paredes de la habitación.
Un día sus cuerpos ocuparon el lugar en que sus almas bailaban al son y se encontraron respirándose el aliento alternativamente, inspirando el uno del otro el aire caliente de su exhalación. Unos ojos color miel como la hiel, otros castaños color marrón. Sus miradas se emparejaron una a una, atravesaron las llamas del pasado y se lo dijeron todo, no parpadearon.
Un palmo la razón por encima del corazón, hizo rodar sus rostros por el costado y evitó el error. Se abrazaron con la fuerza suficiente como para darse la espalda y poderse alejar, sin querer dudar, para así ser físicamente fieles ante la sociedad.
Llenos de contradicción se refugiaron cada uno en una lluvia de interior. Él sacó un puñal artificial y se cosió repetidamente la pasión, mientras ella con el agua mirando al cielo trataba de borrar de dentro su deseo.

sábado, 29 de marzo de 2008

Solo

Solo en un mar de gente que camina ausente ignorando las penas de sus almas gemelas.
Piensa que estás solo.
Solo en un océano sin puertas en el que navegas a tientas entre las olas del mar y los adióses de la amistad.
Piensa que estás solo.
Solo viniste al mundo y solo lo abandonarás, nada te trajiste nada te llevarás.
Piensa que estás solo.
Solo ante un puzle de sueños rotos formado por fotos de las que son dueños otros.
Piensa que estás solo.
Solo en la celda viendo dar vueltas al reloj de arena que marca la condena.
Piensa que estás solo.
Solo el reproche, solo el llanto de noche, solo el perdón, solo la redención.
Piensa que estás solo.
Sólo una sonrisa un día, sólo el abrazo de una melodía, sólo una mirada que no existía, sólo una fantasía... piensa que estás solo, pero no del todo.

jueves, 27 de marzo de 2008

LA ILUSIÓN DE LA RAZÓN

Quiso que fuera verano en invierno, se puso las chanclas aunque estuviera lloviendo, quería sol, quería calor. Estaba harto de caminar, del túnel y de su luz artificial.
Olvidó al asno que le dieron flores y se las comió, olvidó al borracho que le dieron perfume y se lo bebió, olvidó al torpe que le dieron caricias y se rascó.
Jugó con unas cartas marcadas pensando que no hacía trampas, se puso unas gafas rosas y se fue a la playa.
Estaba tan guapa como la recordaba, paseó por la orilla en la que mueren los sueños esperando ser el dueño de uno de ellos. Pensaba poder hacer un barco de papel y salir a navegar con él.
No escuchó a las piedras que siempre tienen razón, ignoró las espinas y cogió la flor deslumbrado por su color. El muy imbécil quiso hacer de jardinero y hasta pensó en plantar arroz.
Una noche en el malecón le traicionó el corazón, que cansado de tanto daño le cambió los abrazos de hoy por los besos de antaño. Esterilizó la daga con el líquido más traidor y se la clavó hasta
los huesos, esos a los que no llegaba el amor.
Lentamente parte de su vida rodó por su cara acercándole más y más por dentro a la nada.

La ilusión de la razón no tiene razón si niega el corazón.

jueves, 13 de marzo de 2008

A MEDIO CAMINO

Hace tiempo bajo este mismo cielo estrellado, algo me hizo salir del camino y parar a un lado para escribir mi destino con letras del pasado. Hoy vuelvo a parar pero en dirección opuesta con la esperanza puesta de encontrar al revés aquella cuesta.

viernes, 7 de marzo de 2008

AFERRADOS

El músico toca, la rosa baila.
Arrastraron los pies por la pista aferrados a sus cuerpos. Gardel movía sus labios con historias de desamores y sus corazones se cantaban flores.
Lucharon y pelearon mirándose a los ojos, mientras el ritmo esquivaba por ellos los empujones de la vida que los quería dejar solos.

miércoles, 5 de marzo de 2008

CABALLERO NEGRO

Su puño se levantó harto de tanto dolor, fatigado de pelear contra nubes de algodón. Estaba cansado de tanto abrazo por detrás, de tanta carta sin contestar, de yo a ti más sin demostrar y de los para siempres que no se pueden contar.

¿Quién quiere cantar pudiendo gritar?
¿Quién quiere acariciar pudiendo pelear?
¿Quién quiere dar pudiendo negar?
¿Quién quiere amar pudiendo odiar?

¿Para qué jugar si las reglas no se pueden cambiar?

Su puño enfadado respondió, barrió las fichas del tablero, mató al Príncipe, le trajo un corcel del color del plomo y juntos decidieron ser El Caballero Negro. Con unas tijeras cortaron las riendas de sus entrañas y al galope se las fueron tragando a base de pisotones como unos calcetines usados.

Su puño engañado y estafado amordazó fuertemente al culpable y lo ignoró como si no hubiera existido jamás, no lo quería escuchar, ni sentir, sólo quería que dejara de existir, que dejara da latir. Ya no nos hace falta, no lo necesitamos, yo no dejaré que te pase nada, le decía mientras poco a poco fabricaba una armadura hecha de mentiras de metal, que acabó coronando con una careta de cartón con los ojos sin perforar.

El puño ciego de generosidad fue repartiendo dolor hasta acabar metiéndolo en el río de la desesperación. Como con sus manos cerradas no podía nadar, se dejó llevar pensando que no había vuelta atrás. Los rápidos los vapulearon y tratando de no hundirse fueron tirando los besos, abrazos y sonrisas que el traidor les había hecho comprar.

Con el agua al cuello llegaron al océano en el que se pierden las lágrimas. Cansados y abatidos se desplomaron en la arena que separa el río del mar. La noche bajó para quedarse, quería cobijar a la marea para que gota a gota, ola a ola, luna tras luna, les despojaran de la coraza.

Una mañana salada se despertó desnudo tiritando, entreabrió los ojos y se encontró arrodillada a su lado a una sirena llorando que le acariciaba la cara. Abrumado e incrédulo se incorporó lentamente, extendió su brazo tembloroso hacia ella y su puño, que se había transformado en mano, le secó suavemente la cara.

TK MVL

Esperando que me cantes algo al oído dormiré feliz abrazado a tus recuerdos.

SURCOS EN EL MAR

Quería vivir siempre sobre las olas, siempre en verano, nadie le avisó que la parafina que echaba también le podía hacer tropezar. Cansado de caer no se quiso levantar, no sabía que había que pelear, que luchar y que sufrir. Prefirió surfear desde la barandilla, así que se bajó de la furgo con las manos en los bolsillos y caminó cabizbajo por la playa. Sus huellas quedaron marcadas en la arena como surcos en el mar.

lunes, 3 de marzo de 2008

UNO

Uno al verte, uno al tenerte, uno cuando estoy a tu lado, uno cuando estas al otro lado, uno en tu mano, uno en un abrazo, uno contando, uno sumando, uno respirando, uno suspirando, uno la luz, uno la luna, uno el sol, uno la sombra, uno soñando, uno despertando, uno la locura, uno la cordura, uno ahora y uno siempre.

Tú eres uno y yo ninguno.

martes, 26 de febrero de 2008

DENTRO

En tu pelo enredadas fragancias que probar,
en tu piel tatuados sabores que degustar,
en tu cintura un muelle en el que atracar y
en tus caderas deseos que callar.

Unos ojos que quiero escuchar,
un cuello con el que quiero hablar,
una sonrisa con la que despegar y
un hombro para aterrizar.

En tus labios la llave de mi libertad,
en tus gestos anhelos con los que soñar,
en tus caricias alas con las que volar, pero
en tus frases barrotes para mi soledad.

Cada sentencia de tu boca alarga la cadena añadiendo los eslabones que forman mi pena, hasta que un adiós en forma de candado me encierra con el tormento de estar condenado a tenerte dentro.

lunes, 18 de febrero de 2008

AVIONES DE PIEDRA

Cojeando, me esforcé por alcanzar la fila de niños que regresaban del recreo, la nostalgia me dificultó el avance, gritos y risas en blanco y negro me hicieron recorrer a duras penas los pasillos y las aulas. Recordé como en aquellos días cualquier tipo de objeto que cupiera en una mano era susceptible de acabar aterrizando en tu cabeza, todo un profesional en la esquiva de aviones con forma de piedra, de borrador o de tiza. Me quedé clavado en un día especial, un día en concreto en el que el más extraño de todos objetos acabó aterrizando en mis labios, lo más curioso fue que lo vi venir de frente caminando.

miércoles, 13 de febrero de 2008

TINTA ROJA

El guión de su vida lo escribía con tinta roja. Unas piernas interminables la llevaban de puntillas por baldosas rosas y negras. Tardes de respiraciones contenidas, lunas de ilusiones cantadas y mañanas de pulso atragantado hacían que sus lágrimas intimaran con su sonrisa todos los dias. Corría más que su corazón y se adelantaba a buscar los besos que no le llegaban. Todas las noches dejaba notas bajo la almohada que se transformaban en flores por la mañana, y así con todo, convertía segundos en horas, horas en minutos, roces en abrazos, abrazos en ahogos, anhelos en tragedias, tragedias en dramas y enfados de mentira en reconciliaciones de verdad. De dos caracteres sacaba conversaciones eternas, y de dos besos noches eternas sin conversaciones. Giraba al doble de la velocidad del mundo, te llevaba o te atropellaba te elevaba o te arrollaba, te caldeaba o te quemaba.
Todas las mañanas flotaba tras la barra donde yo tomaba café, al preguntarme como lo quería yo siempre le decía con pasíon, por favor.

sábado, 9 de febrero de 2008

TIZA


Gente empaquetada que sale del envoltorio el fin de semana. Marchas militares al cuarto sin altavoz, soldados graduados por dentro entonan himnos con sabor a tabaco. Rostros perdidos como el verbo, sonrisa estática. Amigos de plástico te ayudan con las copas a cambio te tu silencio. Llamadas furtivas al otro lado del charco buscando cobertura hasta el amanecer, hasta que las gafas de sol reflejan escaleras en una sóla dirección. Persianas en los bolsillos que se desenroscan por la mañana para llevarte a casa, promesas con los dedos cruzados te meten en la cama, mientras el techo te da la razón.

sábado, 2 de febrero de 2008

JUAN EL GALIPOTE




Las olas de la vida les habían llevado en direcciones opuestas, pero paralelas. Los separaban tres mil kilómetros, dos sirenas que se cruzaron en sus caminos y cuatro nombres que vinieron después para quedarse. Aunque sus corazones siempre estuvieron unidos por algo mucho más fuerte que las llamadas de teléfono, los recados que intercambiaban a través de mensajeros o las felicitaciones de Navidad por sms.
Una semana antes les llegó por teléfono una canción en blanco y negro que les metió a cada uno de los dos en un avión rumbo a casa por unos dias.
El olor a coco les tiñó las canas, esa mañana habían quedado para hacer surf como siempre, sólo que veninte años después. Tenían una cita muy importante con un viejo amigo para disfrutar de su pasión juntos.
Mientras observaban las condiciones del mar recordaron anéctotas de los trés, se acordaron de aquellos viajes interminables en la Diane 6 cargados hasta arriba, de tablas, de ilusión y de risas llenas de humo que se escapaban por la ventanilla. Aquellos viajes en los que la carretera no tenía prisa y les hacía serpentear entre eucaliptos para llevarles a paraísos desconocidos, desconocidos hasta para ellos mismos. Ahora valoraban mucho más aquellas sesinoes solitarias en las que el que venía de afuera era recibido con los brazos abiertos. Era como un mercader de la edad media, como un emisario de un país lejano, alguién que venía cargado de productos fántasticos traidos de tierras lejanas y de historias maravillosas de lugares mágicos en los que el sol birllaba todo los dias y las olas daban abrazos cálidos e interminables.
Juan, alias el galipote, siempre andaba descalzo y el color de sus pies le habían hecho ganarse el apodo, normalmente siempre llegaba el último, pero ese día ya sabían que no tenían que esperar por él ya que los estaba esperando en el pico. Es increible como por mucho tiempo que lleves haciendo surf cada día es especial y te aporta las mismas sensaciones pero envueltas en papel de distintos colores cada vez y como hay dias especiales que se te quedan grabados para siempre. Hoy tenían la sensación que sería uno de esos días, tres viejos amigos que no sufeaban juntos desde ni se sabe. Remaron mar a dentro, tan profundo como su amistad y se sentaron a esperar por la serie. Juan no estaba, bueno si estaba pero no lo habían visto hasta que una ola perfecta se acercó por encima del horizonte, era increible, la ola se encrespó y rompió lenta pero intensamente avanzando hacia ellos con la suavidad de una avalancha de algodones de azúcar, la espuma pasó a su lado y los dos silbaron y gritaron "¡buean Juanillo, buena!" siguieron con la vista la ola por detrás hasta que desapareció en la orilla. Ambos amigos se giraron hacia si, se miraron con un brillo intenso en los ojos y con el traje apretandoles el cuello más de lo normal dijeron "- que cabrón el Galipote" "- si, que cabrón, siempre se coge las mejores".
Y siempre se las cogerá, más ahora que había decidido unirse de por vida con el océano, una semana antes todos los compañeros de salitre siguiendo sus indicaciones, habían esparcido sus cenizas el la playa que tanto amó.
Desde aquel día siempre que observaban el mar y veían una ola perfecta y solitaria, con gesto sonriente, se imaginaban al galiponte deslizandose por ella arriba y abajo con su clásico estilo desgarbado

martes, 29 de enero de 2008

JUNTOS

Apretó la almohada una vez más para llorar las lágrimas que ya no le salían. Lo peor de que se fuera es que se quedó, lo veía sin poder sentirlo, lo escuchaba sin poder tocarlo y lo olía sin estar junto a él. Pensó que tendría que aprender a vivir sola, porque nadie la avisó de que él no se iría, no del todo.
Se sentaba junto a ella en el sofá y veían la tele juntos, hasta que el reflejo del televisor apagado se reía de ella a la cara. Se colaba en su cama por las noches y le susurraba cuentos al oído, preciosas historias que no se cumplirian jamás, y que el rocío de su rostro barría por la mañana.
Cuando llegaba a casa le decía que le quería pero él ya no la escuchaba, los besos que le quería dar, él siempre los esquivaba y cuando le llevaba flores dejaba que se marchitaran.
Siempre que lo quería ignorar era él el que no la dejaba. Trató de ahogar sus recuerdos enterrándolos con cristales, quiso correr más que su nombre, pero lo llevaba grabado, mil fotos puso en su cartera pero todas con su cara.
Pero nunca quiso estar con nadie para no engañarle, porque por mucho daño que le quisiera hacer ella siempre le querría.
Un día reunió todas sus risas juntos, cogió todas sus cartas, y hasta las frases olvidadas y decidió ir a buscarle. Lo lógico era acudir al mismo sitio en que lo perdió de vista y decidida se encaminó convencida de poderlo encontrar. Apuró la marcha, cuanto más se acercaba más corría su pulso y con cada latido más se apresuraba y cuanto más aceleraba más segura estaba. Llegando a su destino sus dudas desaparecieron, sus miedos escaparon y su cuerpo se relajó. Entonces su pié dercho no dudó y con un impacto certero le preguntó a la misma valla que se lo había llevado sin avisarla.

EL MUNDO EN UN ABRAZO

Apagaron la luz verde y caminaron de la mano apretándose promesas que no se dijeron jamás. No siguieron la ruta marcada, se salieron del camino, bailaron con los arboles al ritmo de la melodía del viento y esta vez dejaron que las huellas les siguieran a ellos. Se despojaron de las etiquetas, la lluvia les dijo verdades a la cara y el sol les derritió las corazas heladas dejándoles desnudos. Entonces empezaron a cantarse canciones que no se sabían y se dijeron lo que no habían pensado nunca y así, siendo lo que nunca habían sido hicieron desaparecer el mundo entre sus brazos.

miércoles, 23 de enero de 2008

PUZLE

Cerraron las cortinas de casa para que no entrara el mundo, llevaban mucho tiempo viajando y sus cuerpos se acoplaron como dos continentes. Sabían todo lo que hacía falta saber y no perdieron el tiempo en preguntarse nada, se lo contaron todo con la mirada, se susurraron verdades con la yema de los dedos y las sábanas guardaron silencio. Piel sobre piel, vello contra vello, sudor con sudor; jadearon tanto como se abrazaron y suspiraron cada segundo como si fuera el primero y el último.

El reloj envidioso aceleró a fondo y el lunes se precipitó con la fuerza necesaria para deshacer el puzle.

martes, 22 de enero de 2008

QUERÍA

Quería que lo buscaran pero sin encontrarlo, quería que lo llamar pero por otro nombre, quería que lo tocaran pero sin agarrar, quería que lo acariciaran pero sin quedarse, quería despegar pero sin volar, quería caminar por la luz pero sin hacer sombra, quería nadar pero sin mojarse, quería soñar pero con los ojos abiertos, quería viajar pero sin moverse, quería querer pero no podía, quería que lo quisieran pero él no se quería.

Tenía miedo y no lo sabía.

miércoles, 16 de enero de 2008

ZAPATOS DE AZUCAR

Caminaba sin tocar el suelo. Risas, abrazos y besos formaban parte de su rutina. Los saludos le caían como la lluvia fina. Por el día nunca la veía nadie, pero al llegar la noche, se calzaba sus zapatos de azúcar, se pintaba su cuerpo con seda y se maquillaba con lápices transparentes. Cuando la luna difumina sombras en las calles es cuando la reina visitaba las fuentes de la juventud donde la gente bebe sin tener sed, ahí se desenvolvía como nadie, acariciaba a todos con su perfume, y a los que se acercaban les susurraba canciones al oído. Los piropos y halagos la arropaban todas las noches. Hacía tan bien su papel que todo el mundo se lo creía, incluso ella muchas veces. Pero la realidad era muy distinta, y es que mientras regalaba porciones de deseo, nadie se comía su tarta, mientras vendía humo de colores, ella jamás había conocido el arcoíris y el halo de belleza que la acompaña se apagaba con la soledad al llegar a su fría casa. No se fijó que los flases de las cámaras no eran más que el aviso de los truenos futuros. Una vez que pasó la tormenta llevándose sus zapatos de azúcar, nadie la volvió a ver y nadie la echó de menos ya que el casting nocturno la sustituyó inmediatamente.

Hoy me pareció verla en la panadería haciendo cola para comprar el pan aunque sus zapatillas rosas me dijeran lo contrario.

lunes, 14 de enero de 2008

BELLA

Era tan hermosa y perfecta que lo destruyó. Su belleza ofendía y por dentro cada porción que ibas conociendo se te enroscaba por el cuerpo como una serpiente cargada de veneno, que primero te embelesaba para más tarde inyectarte su letal esencia.
El primer día que la vio se estremeció, no pudo disfrutar de su belleza, fue incapaz de asimilarla y comprenderla. Esa noche se acostó con ella en su cabeza tratando de entender el hecho de que la tierra giraba en torno a ella y no al revés, y que la sucesión de la noche y el día, era la batalla que tienen a diario el sol y las estrellas para poder iluminarla.
Sus piernas corrían por sus venas, su pelo le rozaba la espalda, sus ojos negros, en los que cabía toda la luz del universo se le grabaron a fuego en su cerebro.
Pero lo peor fue traspasar la fachada de seda y mármol y descubrirla por dentro. Cada movimiento de su boca producía una nota dulce y fresca, la melodía de la conversación lo elevaba y le hacía flotar libre a cada palabra, giraba ingrávido y feliz hasta que una gracia, una broma bien traída, un destello de ingenio y de improvisación lo precipitó al suelo de golpe. Mientras se reía veía como el suelo se acercaba más y más rápido, hasta que el impacto con su cara en la realidad le quitó las ganas de reír para siempre.
Vio claro su destino, un desequilibrio insalvable que le abocaría a una terrible infelicidad, la responsabilidad de hacerla feliz en sus manos era un proyecto que no podría acometer de ningún modo, en ese momento supo que jamás la podría hacerla la mitad de feliz de lo que lo sería él, nunca se acostaría con ella todo lo que desearía y jamás podría ya conocer a nadie que lo motivara. Impotencia y desazón se apoderaron de él y juntos los tres, comenzaron un idilio eterno con la dueña verdadera de su corazón.

domingo, 6 de enero de 2008

TROZOS Y HUECOS

Tenían tan poco que se unieron para hacer uno, el día que se miraron a los ojos vieron que sus trozos encajaban y supieron que el hueco que faltaba no les importaba. Ese era el hueco de las ilusiones, de los "parasiempres" y de las cuestas sin frenos que la vida les había ido rompiendo a base de golpes, y cuyos restos se había encargado de llevarse el sordo fluir del llanto. No se exigieron mucho por lo poco que se podían dar, nunca hicieron planes para no tenerlos que cambiar, no soñaron para no despertar, jamás se abrazaron como si fuera la última vez y sólo se prometieron no prometerse nada. Con la maleta vacía de reproches viajaron de la mano y mientras viajaban lamentando lo poco que se habían dado, se dieron cuenta que se lo habían dado todo, y fue ese día cuando por primera vez cerraron los ojos al besarse.