martes, 23 de marzo de 2010

VIDEO CLIP DE LOS GUAJES

El viernes pasado Los Guajes dieron un pequeño concierto para presentar sus nuevos temas a los colegas. Aproveché la ocasión para grabar varias canciones y hacer un montaje. Lo que salió es este vídeo de la canción "Siempre que tú quieras". Era la primera vez que rodaba en interior, y está claro que algo hice mal, la calidad de imágen parece sacada del orto. Una pena porque ellos se salieron y nos lo pasamos fenomenal.

lunes, 15 de marzo de 2010

jueves, 11 de marzo de 2010

TE QUIERO, TE ECHO DE MENO, LO SIENTO

En un mundo de árboles erguidos busco el camino que me lleve recto.

Veo flores llorando por no ser perfectas, sus humillantes llantos empapan sus raíces muertas.

Veo hojas buscando el cielo, queriendo tocar el sol y sentir su calor, ¿o simplemente es que huyen del suelo y su hedor?

Sólo se puede crecer hacia arriba, sólo los más altos llegan a la cima, y cuando arriban, cuentan cuentos llenos de cuentas, no cuentan cuantos llenos de llantos. Cantan contentos cuanto contemplan, no contemplan cuantos condenan.

No hace falta llegar a la cresta para saber que allí apesta, sólo tienes que mirar abajo y sentir el vértigo de vivir en el árbol.

Todos los árboles tienen heridas abiertas que no pueden sanar, que supuran disputas que no se pueden ganar, y que se pudren ocultas tras capas de falsedad.

Repto avergonzado de lo que sucede en mi flanco, prefiero el barro, prefiero el abrazo del que se ha equivocado. Quiero sentir que lo siento, quiero pedir perdón y que me pises el corazón, quiero ofrecerte mis labios y que mires para otro lado. Quiero un alma manchada que se pueda lavar y no una impoluta hecha de cristal.

El árbol más alto de la tierra, lleno de orgullo y soberbia, retó al mundo a una guerra seguro de poderla ganar, pero fue derrotado en un segundo, cuando un “no” rotundo le partió el alma en dos, al negarle el amor.


Te quiero, te echo de menos, lo siento… que sean el principio y el final del cuento.

miércoles, 10 de marzo de 2010

HAMBRE DE AMOR

Hoy me desperté temprano, desvelado por tu ausencia, aunque todavía pude sentir tu presencia en la cama, y tu esencia en la almohada. Embelesado me vestí con calma y salí de tu casa, absorto en el recuerdo de tan apasionado encuentro, y prisionero de un presente revuelto lleno de buenos sentimientos. Decidí aplacar el revoloteo interior con un pincho y una infusión, pero una nueva vibración comenzó en el bolsillo de mi pantalón.

Propenso a la sencillez de pensamiento, a tomarme siempre al pie de la letra y al poco reflexionar en general, más por vagancia, que por practicidad, he seguido el consejo que vía SMS me has hecho llegar, en el que me animabas a disponer, hacer y deshacer a mi antojo, a pulular, disfrutar y servirme de la despensa cuantas viandas quisiera yantar, y sin sonrojo hacer mío tu hogar. Mas el usufructo me ha sido cortado por un gerente enojado que me sacó del trance, muy a mi pesar, y me ha invitado a cesar, a desalojar su cocina y a abandonar el establecimiento entre empellones e improperios faltos de caridad.

Una vez pasado el susto, asimilado el disgusto y desfacido el entuerto, he caído en la cuenta que te referías a tu morada y no a la posada en la que me encontraba en ese momento.

Sólo sé que te quiero y que ya no quiero desayunar.