jueves, 17 de abril de 2008

NÉCTAR

La lluvia se transformó en lágrima, la sal de la vida curó la herida y de ella brotó una gota de néctar,
pura y perfecta,
transparente de cerca,
azul en esencia,
llena de colores tiñe mi corazón cuando la luz de mi ilusión ilumina su interior,
sin ángulos ni esquinas,
sin huesos ni espinas,
rueda por la piel desnuda que cubre mi pecho impulsada por el aire caliente de mi aspiración,
una flor en el desierto,
un perfume en la ciudad,
un roce en mi soledad,
sueño que estoy despierto,
incredulidad en un choque perfecto
¿será verdad? o son mis sentidos que me quieren engañar.

lunes, 7 de abril de 2008

BARBECHO


Cansado de ver pasar el tiempo con ojos de muerto, cansado de un mundo plano, de horizontes lejanos, de pueblos repetidos, de paredes de barro que se caen a cachos, de campos yermos en barbecho y de viajar por el lecho de un río seco.

Estaba harto de sentirse un ermitaño en una cueva decorada hace un millón de años, decidió tirarse a tumba abierta y dejar atrás la meseta, atravesó el "negrón" que le tiñó sin color el corazón, cuando lo cruzó hace años en la otra dirección.

Quería sentir la lluvia, oler el mar, quería subir y bajar, y dejó el mando del ascensor en manos del amor. Cedió la responsabilidad a la N.A.S.A en la cuenta atrás y subió a la nave en un viaje que él no podía gobernar, sólo podía hilar las palabras perdidas en su mente y desear la suerte de poderla encontrar, para que por una vez el final feliz acabara en nosotros y no en ver, como siempre, que las perdices se las comen otros.

domingo, 6 de abril de 2008

PATAPALO

Le apremió la sinceridad, algo querría remediar.

Tanto que decir, tan poco que escuchar. Mucho mejor callar, déjalo estar, que más guapo estás cuando no estás. Condenas tus palabras con lo que labras, no envuelvas con cuetos tus lamentos.

La conciencia es la madre de la ciencia.

Se acostó con la almohada rellena de reproches y se deseó la peor de las noches, con la esperanza de no dormir nada para no tener que despertar con el mismo gilipollas por la mañana.

Escuchó a las piedras para reconocerlas.

viernes, 4 de abril de 2008

MERECER

Quien merece lo mejor no me merece,quien no lo merece no me apetece.

LLUVIA ARTIFICIAL

Una navaja sentó sus nombres juntos en un banco hace muchos años, fueron otros nombres los que los separaron. Se habían visto más veces pero sin el vaso tan colmado, el gota a gota fue haciendo su trabajo hasta que los pilló confiados. No lo sabían o no lo querían saber, pero llevaban tiempo atrapados por un candado del que olvidaron la combinación, y mientras, les iban menguando poco a poco las paredes de la habitación.
Un día sus cuerpos ocuparon el lugar en que sus almas bailaban al son y se encontraron respirándose el aliento alternativamente, inspirando el uno del otro el aire caliente de su exhalación. Unos ojos color miel como la hiel, otros castaños color marrón. Sus miradas se emparejaron una a una, atravesaron las llamas del pasado y se lo dijeron todo, no parpadearon.
Un palmo la razón por encima del corazón, hizo rodar sus rostros por el costado y evitó el error. Se abrazaron con la fuerza suficiente como para darse la espalda y poderse alejar, sin querer dudar, para así ser físicamente fieles ante la sociedad.
Llenos de contradicción se refugiaron cada uno en una lluvia de interior. Él sacó un puñal artificial y se cosió repetidamente la pasión, mientras ella con el agua mirando al cielo trataba de borrar de dentro su deseo.