jueves, 6 de octubre de 2011

CRUZANDO DEDOS, ABRIENDO LABIOS



CREATOR: gd-jpeg v1.0




Con los dedos cruzados mis labios asediaron las fronteras de tu cuerpo buscando doblegar tus párpados, tratando de que sucumbas con ellos en el mundo de los sueños.

Crucé los dedos y te susurré deseos buscando que arquearas el torso y me ofrecieras el cuello para poder despojarte, uno a uno, de tus jadeos.

Mi lengua se hace miel y resbala poco a poco por tu piel en dirección al querer. Tus manos me aprietan ávidas contra tus entrañas, salta la trampa tus muslos se cierran y me atrapas en tu tela de araña.

De tus labios se escapan verdades que me corroboras con tu verbo, y entre blasfemias elogias que te colme de amor, que no hay nadie mejor, que nadie te lo hace como yo.

Te contemplo orgulloso como yaces plácida sobre la cama, mordiéndote el labio superior. Tu mano derecha se aparta el flequillo de la cara y con el dorso te secas el sudor, justo en ese instante, tu dedo índice se descabalga del dedo corazón... ahora ya no importa, ya sé que nadie te lo hace como yo. 




5 comentarios:

A Solas Con Lucía dijo...

Correcto, leer algo así antes de dormir. Fernandico... has pasado bien la semana, parece. Muacks!

A Solas Con Lucía dijo...

P.D. Falta que la chica de la foto se muerda el labio superior.. ;)

Fernando Ferrao ]0[ dijo...

Se lo mordió, se lo mordió, la foto corresponde al segundo párrafo ;)

Los relatos que escribo, no son vivencias personales, aunque en todas parto de algo (aunque sea una frase) de una experiencia, ya sea personal o que me hayan contado, pero para nada es un diario, aunque el estado de ánimo me influye mucho a la hora de escribir.

Un buen ejemplo http://historiasquelepasanaotraspersonas.blogspot.com/2011/04/el-rocio-y-la-rosa.html

Todo este rollo viene porque cuando me dices que he pasado muy bien la semana, entiendo que te refieres al caracter erótico de las últmas entradas... con los dedos cruzados te digo que todos los días son iguales, que no paro, que esto es un sin vivir y que espero poder seguir contándolo y que me acompañes.
Gracias por leer y comentar.

Nuda Veritas dijo...

Me gusta ese momento de apretar contra las entrañas, es entre una necesidad y una caricia.

Es para estar orgulloso... sí, señor.

Fernando Ferrao ]0[ dijo...

Muchas gracias Nuda, ese momento es mucho momento jeje.

Un saludo.