miércoles, 23 de marzo de 2011

SUENA LA CAMPANA




Piedra de mechero, titileo, fuego frugal que salta del pedernal para prender la mecha que arde en el altar. Fugaz destello que ilumina el cetro de poder, cuando poder y querer se juntan para querer, querer.

La cera gotea un amor puro sin mañana, un amor de segundo a segundo, apurado con el ansia de un niño sediento bebiendo agua. Dos caníbales enfrentados disputándose el mismo objetivo, comer y ser comido.

Desafío en las miradas, zarpas afiladas, un ring en la cama, suena la campana, gopes altos, besos bajos, falta el aliento, sobran los abrazos, mientras gota a gota se suceden los asaltos.

La luna ilumina la lona en que yacen abrazadas 2 sombras y una forma, dos almas vacías tras devorarse la vida, como nunca, como cada día.

7 comentarios:

Magenta dijo...

Me encantan las palabras como latigazos. Como la vida cuando se nos quema entre las manos.

aina dijo...

La noto, la pasión, la noto.

Esta historia que cuentas, la que le pasa a otras personas...tal y como la narras, tal y como la vives, me da que ésta sí te ha pasado a ti, y a mí contigo.

Fernando Ferrao ]0[ dijo...

Gracias Aina por vivir mis historias, es agradable saber que gustan y que llegan a ese punto de implicación.

luis dijo...

Muy visual, me gustó.

Fernando Ferrao ]0[ dijo...

Gracias Luis, le pondré 2 rombos para la próxima vez... a mi también me lo parece.

diky dijo...

Mil saludos para usted!!!!!!!

Fernando Ferrao ]0[ dijo...

Ese Diky, fenómeno, un abrazo!