martes, 8 de marzo de 2011

LOS UNOS Y LOS CEROS




Tantas noches en vela, tantas madrugadas de tecla, tantas confidencias codificadas a través de la pantalla de un circo con red, en el que los trapecistas no temen caer.

Tras muchas insinuaciones se quitaron los galones y abandonaron el trono para irse a conocer. Llegó la hora de los leones, hambre de carne y sed de ser.

Miradas empañadas de dos almas empeñadas en frenar el mundo, al menos por un segundo para hacer del duo uno. En ese preciso momento en que se para el tiempo, entras al templo dónde se funden los elementos, agua, tierra y fuego.

Donde la prosa se hace verso, donde las lenguas de todos los idiomas hablan sin comas, donde el aliento es la melodía del encuentro, y dónde de dos gotas nace un universo.


7 comentarios:

aina dijo...

Qué situación tan familiar. Me ha gustado mucho cómo lo has expresado.

Fernando Ferrao ]0[ dijo...

El pan de nuestros días... que tiempos cuando se ligaba sin red, aunque se usaba mucho de colchón algo de alcohol.
Gracias por comentar.

chordi dijo...

Y que no falte nunca ese colchón que, en ocasiones, te hace despegar rumbo al Universo de las sensaciones...jeje...

Muy bueno Fer... estás que te sales...

Saludos!

Fernando Ferrao ]0[ dijo...

Colchón y chichonera y coderas, y porque no, rodilleras que además de proteger dan juego jeje. Todo por las sensaciones.
Somos unos clásicos Chordi, a ver quien le explica a nuestros nietos que pasamos la juventud sin móvil y sin internet. Yo guardo cartas de amor de juventud, papel, sellos... les voy a parecer un mítico de la de mi madre.

magicumday dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Magenta dijo...

Qué bien escribes, Fer.
Me gusta.
Sí.

Fernando Ferrao ]0[ dijo...

Muchas Gracias Magenta. Tu Motel está lleno de habitaciones interesantes.