lunes, 16 de febrero de 2015

SED


Foto: Rodrimm http://ink361.com/app/users/ig-22702453/rodrimm/photos


Había escrito 100 veces “te quiero” rememorando en cada trazo, una caricia, un beso, un abrazo; paladeando tras cada coma, un sabor, un tacto, un aroma; visualizando al poner el palito de la “t” ese brillo hipnótico de unos labios entornados, justo en el instante que se ofrecen para ser besados, ese momento mágico en el que todo cobra sentido, en el que ese cuño vivo,  húmedo y mullido sellaba a la vez el final y el principio del camino. Clavó con chinchetas la lista en la pared y salió de su casa, aún más orgulloso, aún con más sed.


2 comentarios:

Kenit Folio dijo...

Me he paseado por tu blog.
Es grato leerlo.
Un saludo.

]0[ dijo...

Me alegro que te haya gustado.
Gracias por comentar.
Un saludo.