sábado, 6 de abril de 2013

SOGA

Imagen: Internet


Cuando el corazón impone razones que la razón no entiende, cuando te digo que te querré para siempre, cuando el momento asiente, cuando el destino disiente.

Cuando buscando abrazos encontré serpientes, cuando ansiando labios sólo hallé dientes. Cuando las perlas quedaron pendientes, los pendientes ausentes y la pendiente se hizo más y más ascendente.

La ausencia de tu nombre ahoga como la soga del ahorcado, y yo, hace tiempo que agoté las letras de tanto pronunciarlo. Y ahora, ahora estoy colgado de unos tragos, que feroces intentan arrastrar los tragos que me dejaste clavados.

En ese espacio y tiempo, todo pasa más lento, mientras se repiten una y otra vez los malos momentos y el destino parece estar marcado por unos dados que caen siempre del lado incorrecto.


El alma brota por donde está rota. La mía va dejando escrito en un reguero de tinta roja, que siempre te amará, aunque sea a través de otras.





7 comentarios:

Fernando Ferrao dijo...

Nota aclaratoria del autor (normalmente innecesaria): El texto no hace referencia a un estado personal del autor, de hecho, la felicidad que atraviesa en su vida personal en la actualidad, sólo podría derivar en escritos y relatos tan empalagosos que no se los tragaría ni Winnie de Pooh, pues no hay nada menos inspirador, para su persona, literariamente hablando, que la felicidad absoluta. Por ello y haciendo uso de su imaginación, trata de relatar o evocar acontecimientos ficticios, dramáticos o melodramáticos, más acordes con su gusto personal y con su estilo de escritura, esperando que otras personas disfruten de la prosa, o el verso, según el caso. Cualquier lector que quiera hacer ver en el texto algún tipo de mensaje, ya sea subliminal o directo, del autor hacia su propia persona, que se lo haga mirar. Gracias

María dijo...

Fernando qué bellas letras, me ha encantado especialmente la frase..."y el destino parece estar marcado por unos dados que caen siempre del lado incorrecto".

Ese destino que a veces es tan duro y que tanto hace derramar lágrimas de dolor y de ausencia.

Gracias por tus huellas en mi blog, que quedo viendo el tuyo.

Un beso.

Cartoncita Rosa dijo...

Me ha gustado mucho. Por cierto en el párrafo 3 dice: "pronuncialro", supongo creo fue un error de dedo.

Besos.

Ana Domingo dijo...

Precioso y con una gran sensibilidad, como todo lo que escribes. Yo me quedo con "cuando el momento asiente, el destino disiente". Es inevitable, todos cambiamos, cambiamos las personas, nuestras prioridades, nuestras necesidades... Cambia el mundo, las circunstancias, el ambiente, los retos... por eso nada (o casi nada) es ya para siempre en un mundo de vértigo como éste. Me gusta también el segundo párrafo... "buscando abrazos encontré serpientes, ansiando labios sólo hallé dientes..." porque no hay nada más doloroso que no encontrar lo que buscas o necesitas en la persona amada.

Y la nota aclaratoria... jajaja... Comparto tu opinión de que los escritos más bellos surgen casi siempre de experiencias dolorosas. El desamor es más creativo y llega de una manera mucho más emotiva, con más fuerza que el amor. Más fácil identificarse, porque... ¿quien no ha sufrido por amor?

Fernando Ferrao dijo...

María, muchas gracias por tus alabanzas. Yo, como ya te dije en algún momntento o lugar, ya hace tiempo que seguía tu blog y me parece que tienes el mismo buen gusto para escribir, como para ilustrar los textos. Un saludo.

Fernando Ferrao dijo...

Cartoncita Rosa. En primer lugar darte la razón, si que estaba escrito por error "pronuncialro". Y es que cuando tu cerebro se empeña en leerlo bien aunque esté mal no hay manera. Gracias por el apunte, me alegro que te haya gustado el texto. Un saludo.

Fernando Ferrao dijo...

Y gracias de nuevo Ana, siempre es agradable el compartir experiencias y el leer como otras personas las plasman desde sus puntos de vista. Me alegro que te haya gustado. Un saludo.